¡Anda! ¿Y este blog?

Domingo, 2007 agosto 19

¡Anda! ¿Y este blog?

¡Ostias, pero si es mío! Vaya… pues habrá que pensar en algo que escribir, ¿no?

Creo que a estas alturas no es ya ningún secreto que si no triunfo en esto de… en esto de lo que sea, no me voy a dedicar a la escritura.

Vamos pallá…

Anuncios

El terremoto

Martes, 2007 julio 17

Se ve que ha habido un terremoto de la mundial en Niigata, a ¿cuánto? ¿300 km de Tokyo? Bueno, déjalo en 250, que estábamos en Hitachi (prefectura de Ibaraki) de excursión.

El caso es que me enterado 4 horas más tarde por las noticias. Así que eso, que estoy bien.

Qué suena por aquí

Jueves, 2007 julio 12

Escribir me cuesta horrores… Así que una rápidita:

Últimamente el single de Shonan no Kaze, Suirenka, suena en una de cada dos tiendas en las que entras. He aquí un regalito:

Si aguantáis el primer minuto, pasa de vomitiva a bastante marchosilla…

Anime que no apesta

Martes, 2007 julio 3

Anime
: “Dibujos animados”, en japonés. Cuando se usa en idiomas que no sean el japonés, se refiere a dibujos animados procedentes exclusivamente de Japón.

Anime malo hay montañas. Entre las series de televisión, en particular, parece existir una competición para ver quién se ensaña más con el espectador.

Aun así, en Japón el anime parece un negocio relativamente sano (comparado con cualquier otra parte del mundo). Existe, al menos, algo de interés por parte del público para ir a ver pelis de dibujos al cine. Y como en esa industria, supongo, la ostia puede ser mayor, la proporción de anime que no haga potar es sensiblemente más elevada.

Para quien tenga posibilidades y ganas, voy a recomendar dos pelis que pillé en el vídeoclub y me han gustado:

Brave Story (ブレイブ・ストーリー)

Brave Story

Basado en una novela superventas de Miyuki Miyabe, con el mismo título. Fantasía y aventuras.

La vida de Wataru, con once años, se tuerce cuando sus padres se separan y su madre cae gravemente enferma. Con el corazón roto, se mete en el mundo fantástico de “Vision” para que le concedan el deseo que borre el destino reciente. Pero en su viaje para encontrar la Torre de la Fortuna, deberá reunir todo sus coraje para luchar contra monstruos, amigos y, finalmente, sí mismo.

Una pena, el final super facilón que le quita el sentido a toda la historia. Pero bueno, no era cuestión de causar ningún trauma…

El estudio responsable es Gonzo (capaces de lo mejor y lo peor), y le hizo dañito a Ghibli compitiendo con la peli de Miyazaki Junior, La historia de Gedo (Crónicas de Terramar), en las taquillas de cine.

La chica que podía retroceder en el tiempo (時をかける少女 – Toki o kakeru shojo)

Toki o kakeru shojo

Inspirada en la novela de Tsutsui Yasutaka, y no la primera vez que se lleva a la pantalla.

Motoko, estudiante de instituto de 17 años, descubre que puede retroceder en el tiempo y cambiar su curso. Entusiasmada, empieza a usar su poder para nimiedades como evitar llegar tarde a clase o sacar notas perfectas. Las cosas empiezan a torcerse cuando pronto descubre que sus acciones pueden afectar negativamente a otros.

Simpática y entrañable, aunque otra vez con un final que me deja con un ¿lo qué? Pero de todos modos, muy entretenida.

El estudio responsable es Mad House, culpables también de una peli sobre la Vuelta a España. Toma ya. (Bien flojilla y no recomendable).

Actualización: Se ve que Toki o kakeru shojo recibió el premio Mención especial en el Festival y Mercado Internacional de Animación de Annecy (Francia) 2007, que se celebró apenas hace 2 ó 3 semanas (la peli es del 2006).

Del sumo, animadoras y otros menesteres

Domingo, 2007 julio 1

Jens, un ETPero del grupo de Corea, me echa la bronca porque no toco el blog desde hace casi dos meses. Él puede leer el mío y yo nada del suyo (tiene la mala costumbre de escribir en su lengua materna, el alemán), a pesar de que sigo pisándolo cada vez que Google Reader me avisa que se lo curra más que yo. No es el único que me reprende, por otro lado. En fin, tras un periodo tan largo cualquier excusa es mala, así que me las guardo. Pero aunque suene a fórmula, no me he olvidado de nadie. De nadie.

Han pasado cosas. Las mayoría de las no relacionadas con el programa académico, son buenas…


Nacho y Olga se pasaron poraqui hace ya una semanita o dos, ya no sé. Yo llegué hace casi 4 meses, con ropa para el frío del polo. Ahora, con 28 grados de media y una humedad barcelonina, las camisetas y pijama de verano que me trajeron son de agradecer :-*

Nacho y Olga en Nikko


Me voy de boda, a la japonesa. No, no es la mía. Tetsu y Marie se casan. Durante el primer mes no tenía muy claro si estaban juntos, hasta el día que dijeron que pasaban por la iglesia (o más bien, por el templo). Todavía he de verles dándose un pico…

  • Lo bueno: boda Shinto por todo lo alto, en Meiji Jingu: la crem-de-la-crem de los templos en Japón, sumergido en el bosque de Yoyogi, dedicado al emperador Meiji (el que abrió Japón al mundo en 1852, tras la época de los samurai).

  • Lo no tan bueno: en la bodas japos toca apoquinar como en todas partes.

En agosto.


Entretanto he ido al sumo y a un partido de béisbol con los archirivales de Waseda, la universidad de Keio.

Si quitamos los combates de los peleles, de 9 de la mañana a 3 de la tarde, el sumo es la polla (esos no están mal pero se eternizan un pelín). De tres a seis luchan los supercampeones, los cuáles se regalan mucho más que los primeros con el paripé de poner el dohyo perdido de sal, darse palmadas en la panza, levantar la pierna MUY arriba y mirar con cara de malo al rikishi contrincante.

Dohyo de sumo

Es curioso ver que, en general, los supercampeones están gordos, pero sin michelines que se plieguen y replieguen sobre sí mismos, y con unos pedazo músculos como palmeras que se asoman bajo la piel cuando se tensan para el combate; los peleles, en cambio, están gordos y punto, alguno incluso con más tetas que la más pintada, en tamaño y número.

Luchadores sumo de la categora ozeki

Luchador sumo de la categora makuuchi o juryo, no me acuerdo

El deporte universitario en Japón llena estadios que en España no cubren los de 2A, así que el béisbol estaba hasta los topes. Por otro lado, a mí que me perdonen, pero no es el deporte más apasionante, sobretodo si estás en la otra punta del estadio y lo único de lo que puedes disfrutar es el ejército de animadoras de Waseda (que bueno… buenas, muchas no lo están, pero graciosas dando botes lo son un rato :-P). No sé quién está familiarizado con el estilo Oendan japonés, pero quizás alguien lo recuerde de Oliver y Benji: un líder, tío, vestido a lo Mao Tse-tung, y con cara de enfadado, hace señales aeronáuticas mientras las niñas brincan a su alrededor al estilo americano. Muy pintoresco…

Animador de Waseda Daigaku

Animadores de Waseda Daigaku

Animadora de Waseda Daigaku

Estudiantes de Waseda en un Sokeisen


Mi japo sigue siendo patético, las clases de bisnes son un auténtico dolor y es una pena que todavía no me haya podido meter en un grupo de japos con los que compartir algo más que una tacita de saque. Pero Tokyo es una ciudad genial, la comida es barata y Vane, Isa, Gijs y Ramune son muy majos. Por ahora, todavía me encanta estar aquí 🙂

Más fotos de lo mismo, donde siempre

Kanamara Matsuri

Jueves, 2007 mayo 3

Se me quedó pendiente colgar una entrada sobre el festival de la fertilidad del templo sintoísta Kanayama, en el barrio de Kawasaki (provincia de Kanagawa, colindante con Tokyo).

En japonés, Kanamara Matsuri (o antiguamente Jibeta Matsuri). En español de España, Festival del Pollazo Metálico (la traducción NO es libre).

Como en el Japón medieval el látex no estaba muy extendido, y los condones de madera no acababan de cuajar, las putillas de Edo (Tokyo, en su día) iban al templo a rezar al gran pollazo para no pillar la sífilis y otros entretenimientos. Con la llegada de los materiales sintéticos, ahora se celebra para recaudar fondos contra el SIDA (además de para divertirse, claro).

Hoy en día es un evento local, algo así como el concurso de dibujo de cómics de Cornellá. La mayoría de japos no saben ni que existe, y cuando les explicas que locas y juláis, al estilo Semana Santa, llevan imágenes de enormes falos de diversas formas y colores, se creen que te estás quedando con ellos.

Pero los guiris somos guiris y nos encanta hacer de Japón un país mucho más raro de lo que es. Así que, ale, todos a adorar al dios del pene, o al pene de dios (que no se me ofenda nadie, que hablo de un dios sintoísta).

Kanamara Matsuri

Kanamara Matsuri

Kanamara Matsuri

Kanamara Matsuri

Más fotos, en Flickr.

Una casa de locos

Martes, 2007 mayo 1

Ahora que acabábamos evaluación en Waseda, mi uni, los profes fueron tan gentiles de cargarme de trabajitos hasta herniarme, por eso el reciente autismo. Ah, la vida del estudiante… 😛

Mil kilos de gracias por los comentarios. Si no respondo, es porque soy un fistro, no porque no me pase el rato leyéndolos y releyéndolos. No es plan de eternizar entradas anteriores, pero antes de ponerme con esto, hay respuesta colectiva, que casi cuenta como nueva entrada, en el los comentarios del Hanami. Besitos.

Llevo ya un mes en una casita japonesa, de madera, con puertas correderas y suelo de tatami, viviendo con un chico y tres chicas japos. 🙂

Antes de venir, mucha gente me insistió que los japos no comparten. Que son muy suyos; que siendo guiri, que apenas habla japo, tú dirás; que los pisos son muy pequeños…

Quien te diga que en una ciudad de 8 millones[1] de habitantes no hay gente a la que se le queda el piso grande (o el sueldo pequeño), o sabe más que nadie, o no tie ni pura idea. Yo voté por lo segundo. Vale, venga: lo difícil es dar con ellos. Un día de estos escribo una guía. (Para los ansiosos con un diccionario de japo, Room Mate Cafe)

Mis compis son:
Chiho♀: otaku empedernida (que me acusa de lo mismo), diseñadora de webs y otras tecnofriquerías (contenidos para Second Life Japón, edicion ocasional de vídeo, etc). La cocinillas de la casa cuando alguna vez nos juntamos para cenar.

Seiko♀ (como los relojes –son palabras suyas–): diseñadora de interiores, opuesta a Chiho en índice friquil (dice que las máquinas no son lo suyo), y dejó los videojuegos durante la época de Famicom a finales de los 80. No obstante es la dueña de la Wii conectada al proyector que hay en la sala de estar…

Marie♀: diseñadora gráfica en una agencia de publicidad. Espero que esto de llegar a las 2 de la mañana del trabajo sea sólo algo muy muy muy excepcional (aunque es la segunda japonesa que conozco en el sector, y la segunda que de vez en cuando llega a esas horas).

Tetsu♂: fotógrafo freelance, que me enseña palabras útiles del idioma japonés, como “Dowaaaa!”, que es algo así como el “¡Ta-ra!” español. Monta para Seiko las maquetas de juguetitos científicos que ésta se compra (¿porqué se las compra Seiko entonces? Buena pregunta…)

Todos de mi edad, algunos hablando un poquito de inglés, otros cero.

Un mes creo que da para evaluar, y de todo lo que he hecho desde que llegué, creo que pasar por las penurias de tardar casi un mes en establecerme (cuando el resto de ETPeros, a la semana ya estaban acomodados) ha sido lo que más ha valido la pena. Ahora todos se quieren venir a cenar porque no tienen con quien practicar japonés. Anda. Pues no les quedan 7.999.996 japoneses por las calles de Tokyo… A currárselo, coñe.

Reportaje fotográfico de mi casa, otro día. Mientras, como siempre que hay entrada nueva, en Flickr hay fotos nuevas.

[1]: 8 millones o 12, ó 35. Depende del radio de la circunferencia, pero tampoco quieres irte a vivir fuera de los 23 barrios principales si tienes que ir y volver al centro cada día.

Hanami

Miércoles, 2007 abril 11

Hanami, escrito 花(Hana)見(Mi), significa, literalmente, “ver flores”.

Hace dos semanas, Tokyo estalló en una orgía de color rosa, cuando todos los cerezos (que los hay por doquier), hasta entonces nada más que madera desnuda, decidieron cubrir sus copas de flores. El florecer de los cerezos marca de manera muy explícita la llegada de la primavera (aunque por la noche sigue haciendo un biruji inmoral).

El cerezo, 桜(Sakura) en Japo, es símbolo nacional, y uno no acaba de entender a qué viene tanto ensimismamieto por la flor, hasta que se da de morros con un Tokyo que se cubre de color rosa pálido de la noche a la mañana. Las flores apenas duran 2 semanas, lo que le añade cierto dramatismo.

Una cita obligada, entonces, es irse de Hanami a uno de los muchos parques de Tokyo con los amigotes o la empresa (a los becarios se les envía a las 7-8 de la mañana, si la previsión del tiempo es buena, para pillar sitio), a tomar un picnic los más moderados, o a beber hasta caerse una buena mayoría. Así que la gente de la uni, muy gentilmente, nos organizó una quedadilla en Yoyogi.

Hanami at Yoyogi Koen

Musician/Cyclist (!?)

Una alternativa mejor es acercarse al parque de Shinjuku Gyoen. Es de pago (200 míseras pelas), pero a cambio tienes un parque mucho más mantenido y con Sakuras de todos los colores y sabores. La pista es mérito de Kaori, media naranja de Pau.

Hanami at Shinjuku Gyoen

Sakura at Shinjuku Gyoen

Sakura at Shinjuku Gyoen

Más fotos, en flickr.

Saint Patrick

Lunes, 2007 abril 2

¿Alguien me puede explicar qué carajo tiene que ver el patrón de Irlanda con Japón?

El 17 de marzo, en la calle Omotesando (“que es gerundio”, no me lo puedo quitar de la cabeza) en Harajuku, en la parte sur del centro de Tokio hordas de japos vestidos de verde salen a conmemorar la muerte de Saint Patrick.

Saint Patrick 2007 in Tokyo

Saint Patrick 2007 in Tokyo

Saint Patrick 2007 in Tokyo

Más fotos, en flickr.

FoodEx Japan

Domingo, 2007 abril 1

Vamos a ver si adelantamos deberes…

En medio de mudanzas y estrés de recién llegado, hace dos semanas y pico se celebraba en Tokyo la feria FoodEx Japan, dedicada a la importación/exportación de comida delicatessen.

Gracias al chivatazo de algunos amigotes ETPeros que se dedican a esto del comer, me enteré que a los exhibidores que vienen de fuera de Japón les resulta más caro llevarse sus productos de vuelta a su país que dejarlos en la exhibición para un destino desconocido…

Así que con todo el morramen del mundo, me registré como prensa a través de la web (lo cual te exime del entradote de 30 euros), y el último día, con flamante pase gratis me fui a ver qué comen las gentes del mundo.

Confirmado: todo español que se encuentre algún mes de marzo en Tokyo, y eche de menos el jamón, tiene cita obligada en el FoodEx (si estás de turista no, que queda a tomar por). Se inventa uno cualquier cuento y se registra en la web oficial. A partir de ahí te puedes poner ciego a probeteos de comercio y bebercio, además del correspondiente botín que en la última media hora seas capaz de acaparar (servidora: dos botellas de vino, dos botes de miel, un bote de picantón en escabeche (que lo vamos a abrir en breve con la comunidad japo), aceite de oliva a gogó, queso español de verdad, no esas guarreridas francesas de untar, y no sé que más.

Se recomienda llevar mochila.

No se podían sacar fotos. Bueno, a no ser que estuvieras acreditado como prensa ;-P

Korea

o-Cha (Japanese tea)

Japanese Sweets!

Más fotos, en flickr